No sabes que tiene, pero te encanta. Quizás es su pelo alborotado o su mirada traviesa y sexy, sea como sea, el hombre en cuestión te vuelve loca y no sabes muy bien como usar tus dotes de seducción para que se fije en ti de una vez por todas. Si eres una mujer actual, atrevida y con ganas de pasar a la acción, echa un vistazo a los 7 consejos para conquistar a un hombre que te ofrecemos en este post.

1. Quiérete mucho, mucho y mucho

conquistar a un hombre

Seamos realistas, intentar conquistar a un hombre cuando a duras penas soportas mirar tu reflejo en el espejo, es un poco dificil. Una de las lecciones más importantes que aprenderás en esta vida es que el amor verdadero existe, pero poco tiene que ver con el amor que profesamos a los demás: es el amor propio. No importa que tengas unos kilitos de más, que tu nariz sea demasiado respingona o que el color de tus ojos carezca de originalidad. Si realmente quieres gustar a los demás, primero debes gustarte a ti misma, aunque suene a tópico.

Hay mujeres que buscan esa aprobación en sus relaciones amorosas, subyugando su autoestima al amor que otra persona les profese. Este error es común, aunque suele comportar quebraderos de cabeza considerables como los celos y las relaciones tormentosas de dependencia emocional, por no hablar de la facilidad que tienen las personas con baja autoestima de atraer vampiros emocionales o chupópteros de energía. Además, al dejar nuestro autoestima en manos de una tercero, le estamos dando un poder que no le corresponde.

¿Quieres conquistar a ese hombre que tanto te hace babear? Pues deja atrás los miedos, las inseguridades y quiérete un montón. A él tu confianza en ti misma le encantará y a ti te hará sentir mejor que nunca.


2. Haz un análisis realista de la situación

No todas las mujeres partimos de la misma situación cuando queremos conquistar a un hombre que nos gusta, pero saber en qué punto nos encontramos es importante para diseñar un plan de conquista que funcione. ¿Habéis hablado alguna vez? ¿Ya vais por la tercera cita pero no estás segura de gustarle de verdad? ¿Es un compi de trabajo y no quieres cagarla monumentalmente antes de declararte? Don’t Worry.

Escribe en una hoja todos los avances que has ido haciendo desde que lo conoces. Si aún no has hablado nunca con él porque te tiemblan las piernas con solo mirarle, está claro que tu prioridad será la de vencer los nervios, mientras que si ya has salido con él alguna vez pero temes no gustarle lo suficiente, tus esfuerzos deberán centrarse por descubrir si esa relación va a algún sitio o se ha quedado estancada en un callejón sin salida.

Tampoco debemos ser masoquistas. Hay relaciones que no pueden ser y por tanto no serán, si el chico en cuestión te ha dado demasiadas evidencias de que no le gustas, no hace falta que te sigas dando cabezazos contra la pared. Como dice aquella cita vox populi: “Si lloras porque no puedes ver el sol, las lágrimas no te dejarán ver las estrellas”.


3. Siéntete guapa y segura con tu cuerpo

conquistar a un hombre

Cuando intentamos conquistar a un hombre no viene mal esforzarse un poco con nuestro aspecto, pero de forma coherente. Esforzarse significa sacar provecho de nuestros puntos fuertes e intentar disimular aquellas cosas que no nos entusiasman. En ningún caso, cuando hablamos de sentirse estupenda, nos referimos a vestirte de una forma con la que no te sientas identificada. Si nunca llevas tacones, no hace falta que empieces a llevarlos ahora solo para gustarle, con esta manera de ser no somos sinceras con nosotras mismas ni con la persona a la que intentamos conquistar.

Lo lógico es que dentro de tu estilo propio encuentres la manera de sacarte provecho y esto tiene mucho que ver con nuestra personalidad y nuestra manera de ser. Si estás orgullosa de tus caderas, apuesta por unos pantalones pitillo que las acentúe, si te sientes incómoda con tus curvas, elige un vestidito de falda con vuelo que las disimule.

Lo importante no es tanto lo que ese chico piense en verte, si no como te sentirás tú: irresistible. No hay reglas escritas, lo importante es que tú te sientas atractiva y segura. Como hemos dicho en el primer punto, no hay nada más irresistible que alguien que se siente cómoda en su propia piel.


4. Enamora siendo tu misma

Para conquistar a un hombre no hace falta convertirse en otra persona. No hay nada que enamore más que la propia naturalidad de una mujer que se muestra tal cual como es. Habla con pasión de las cosas que te gustan, sé sincera y realista y sobre todo no inventes ni digas mentiras sobre ello sólo para ligar.

No hay nada que desinfle más rápido un romance que descubrir que la otra persona te ha estado mintiendo. Y piensa que aguantar según que mentiras durante mucho tiempo puede ser una tortura, sobre todo para ti, que tendrás que pasarte la vida fingiendo e interesándote por una cosa que no te importa lo más mínimo.


5. El poder de las palabras

conquistar a un hombre

Seguro que a ti te ha pasado alguna vez, empiezas a hablar con un hombre que a primera vista no te ha llamado la atención, pero a medida que la conversación avanza, empieza a parecerte interesante y sugerente. De hecho, el rostro que antes te parecía del montón, se vuelve atractivo a tus ojos. ¿Por qué pasa esto? Este tipo de situaciones son más comunes de lo que nos pensamos y pasan porqué el ser humano, además de ser un ser visual, es un ser mental. No sólo nos conquistan por los ojos, por mucho que el físico juegue un papel importante, nos conquistan también por el intelecto.

Esto es una gran baza para conquistar a un hombre pese a no ser “su tipo” y es que no hace falta usar una talla 38 para que alguien se fije en ti. Saber conversar puede despertar una química especial y única, un feeling inesperado que consiga lo que parecía imposible: conectar a diferenets niveles. Está claro que hay hombres y mujeres superficiales, pero resulta que un gran número de personas no son así.

Vence tus miedos cuando hables con él, sólo si hablas sin nervios y sin vergüenza podrás demostrar tus dotes de conversadora.


6. Juega con sentido del tacto

Cuando hablamos de conquistar a un hombre, hablamos de despertar en él una atracción física, y toda relación física, como su nombre indica, tiene algo de físico. Eso quiere decir, que, para que la chispa surja y vaya en aumento, debemos encenderla. La idea es buscar roces inocentes y sutiles que nos conecten de una forma íntima y no hay nada más íntimo que sentir la piel del otro.

No se trata de manosear a la otra persona como si fueras una babosa, debe ser algo sutil pero sugerente. Por ejemplo, rozar nuestros brazos cuando estamos conversando, apartar un mechón de cabello de su rostro, darle una palmadita suave en la mano para llamar su atención.

Este tipo de roces suelen surgir de forma natural, aunque provocar un par de situaciones de este estilo puede ayudarnos a que el chico en cuestión reaccione ante el contacto de nuestras caricias. No obstante, hay que estar alerta. Si esa persona se aparta cada vez que intentamos tocarle, es un indicio de que no le interesamos.


7. Sal de casa con una sonrisa puesta

conquistar a un hombre

La sonrisa gusta, contagia y enamora, esa es una verdad universal. Si entramos en una habitación con dos personas y una de ellas te mira de morros mientras que la otra lo hace con una sonrisa reluciente, ¿a quién vas a acercarte? El mejor consejo que pueden darte para ser feliz en esta vida, es sonreír siempre, sea cuál sea el problema que se avecine. Además, no hay nada que atraiga más que una persona capaz de afrontar los retos del día a día con una sonrisa luminosa en los labios.

Haz la prueba un día, sal de casa con la sonrisa en los labios y observa como los demás interactúan contigo. La experiencia te sorprenderá.

En el terreno del amor, pasa lo mismo. Las personas optimistas, que siempre responden a los demás con una sonrisa, suelen ligar más que aquellas que se amargan por todo y se pasan el día hablando de sus problemas.