A la hora de decorar un salón con cuadros modernos es importante tener en cuenta los elementos que forman parte de nuestra salita de estar. Por ejemplo, en una decoración de estilo moderno y minimalista, incorporar un sofa chaise longue es una opción de lo más acertada, sobre todo si se trata de un sofá de líneas sencillas y un color bonito que combine con el resto de elementos decorativos de la casa. Los cuadros, por otro lado, nos ayudarán a dar un poco de estilo a las paredes de nuestro salón, dándoles un poco de aire fresco y vida, algo necesario cuando decoramos una de las zonas más concurridas de la casa.

Los cuadros modernos son una buena opción para las paredes de nuestro salón. Muchos de vosotros os estaréis preguntando, ¿qué es un cuadro moderno? Pues hoy en día existen muchas dudas sobre estilo decorativo tan usado en las revistas de decoración. Los cuadros modernos son aquél tipo de cuadros que huyen del exceso de detalles, son cuadros que buscan sobre todo expresar sentimientos y sensaciones y que no por estar alejados de lo barroco, distan de la realidad. Entre los cuadros modernos podemos encontrar bellezas tales como retratos o paisajes, pero hechos de una forma sencilla y neutra.

Estos cuadros modernos no deben confundirse con los cuadros de estilo minimalista donde las formas geométricas o los trazos sencillos son los protagonistas en el lienzo. Pese a que podemos encontrar este tipo de imágenes en estos cuadros, el realismo también puede estar presente en este tipo de pinturas que elegimos para decorar el salón de nuestra casa. Hoy en día, lo que se lleva mucho es comprar series de tres cuadros que unidos crean una misma imagen. Colocar estos cuadros encima del sofá o del chaise longue es una opción muy acertada, ya que la combinación de todos los elementos es ideal en este tipo de decoración.